Acciones con influencers: ¿merece la pena invertir en ellas?

Blog

Acciones con influencers: ¿merece la pena invertir en ellas?

El marketing de influencers se ha convertido en una herramienta muy poderosa para las agencias de comunicación al ampliar el conocimiento, credibilidad, influencia y alcance de las marcas para las que trabaja. Y es que, antes, solo los periodistas y algunas celebridades podían hacer llegar sus gustos y opiniones a un gran número de individuos pero, ahora, gracias a las redes sociales, miles de personas anónimas consiguen llegar a mucha gente a través de sus perfiles, compartiendo sus conocimientos y preferencias sobre cualquier tema.

Si trabajas en una agencia de comunicación, seguro que has recibido una -o muchísimas- propuestas de colaboración de algún influencer, para que les envíes un producto, o bien gratis para probarlo, o para promocionarlo en sus redes a cambio de unos honorarios.  Y seguro que, en más de una ocasión, te has preguntado cómo saber si merece la pena invertir en él o no.

Análisis previo, vital

Aunque todo depende de los objetivos de tu cliente, existen una serie de claves que te ayudarán a saber si invertir en marketing de influencers será útil para el negocio. Lo primero que hay que preguntarse es ¿cuántos seguidores tiene?” Como en cualquier acción de comunicación, hay que valorar si la acción será rentable. Para ello, es fundamental observar el volumen de interacciones que suelen tener sus publicaciones y si los usuarios se muestran receptivos a los comentarios que hacen. En este sentido, también es interesante fijarse en la procedencia de sus seguidores, tanto para averiguar si se trata de perfiles falsos como de calibrar la idoneidad de sus perfiles para esa acción concreta.

Por otro lado, para que los mensajes que queremos transmitir sean efectivos y calen en nuestro público objetivo, tenemos que dirigirnos a ellos y no a otros. Aquí no vale el café para todos. Es decir, que tenemos una labor de análisis importante, para coger el tono de los contenidos que comparte.

Y no solo eso. Si vas a pagar a un influencer para que su perfil se convierta en un escaparate de una marca, debes asegurarte de que la presencia que se va a hacer de la misma es fuerte y se va a reflejar de ella lo que vosotros -y sobre todo el cliente- queréis. Esto incluye cuidar los contenidos -también la ortografía- y las imágenes -que tienen que ser bonitas y de calidad- porque, de lo contrario, la colaboración puede llegar a ser contraproducente.

Un par de ejemplos

En cuanto al tipo de colaboraciones, existen casi tantos como influencers, todo depende de la imaginación que le queráis echar. No obstante, en ACH, las que mejor han funcionado hasta ahora, podrían resumirse en tres:

Menciones en redes sociales: aunque parezca mentira, una sola mención de tu cliente en el post de un influencer puede llevar a miles de usuarios a tu perfil o web. El ejemplo lo tenemos con Crock-Pot, la marca de referencia de ollas de cocción lenta, para el que hemos aumentado en más de 3.000 seguidores su perfil de Instagram en los últimos meses gracias a acciones de este tipo con influencers gastronómicos. Puedes verlo aquí:

Regalos de la marca a través de sorteos, un clásico que sigue funcionando. Conseguir que los seguidores de los influencers con los que colaboras sean activos y compitan por hacerse con los productos de tu cliente siempre sale bien por dos motivos: el primero, porque terminas aumentando el número de seguidores de susperfiles y, por otro lado, creas en los usuarios el deseo de probar los productos de la marca promocionada. El ejemplo, en este caso, lo tenemos con Breville, para la que lanzamos un sorteo hace escasas semanas y conseguimos la participación de más de 1.500 usuarios:

Nombrar embajadores de tu marca: manteniendo con los influencers una relación a largo plazo sacándole el máximo partido. Para que se conviertan en fuentes fiables de información sobre una marca o producto, es necesario cuidarles y facilitarles toda la información necesaria para que puedan compartirla con sus seguidores con cierta frecuencia. Se trata de una relación win-win que siempre suele salir bien. Como ejemplo, podemos hablar de Gastrogurú, cuya autora, Ruth, se está convirtiendo en amiga de la marca Autogrill.

Autora: Patricia Crespo, directora de Cuentas en ACH

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *