7 tipos de contenidos virales

Blog

7 tipos de contenidos virales

Como en muchas creaciones, todo comienza con un concepto, una idea. Cuando se crea una acción publicitaria, se crea en base a una idea de fondo, una verdad, es decir, un Insight.

La mayoría de las campañas, vienen predefinidas por un briefing del cliente, en el que expone sus necesidades y sus objetivos. Sin embargo, gran parte de las mejores ideas creativas han surgido de una interiorización de esa idea en concreto y se ha materializado en una frase, en una palabra, en un color o simplemente una composición espacial diferente. Esto podría ser la zona cero de la campaña, donde se inicia la posibilidad de dotar de contenido ese concepto.

Poco después, se investiga la forma de que ese contenido se contagie a otras personas, como si de un virus se tratase. Esta acción en concreto es uno de los mayores objetivos que pretende conseguir el anunciante de un producto en concreto. Pero lograr la viralidad de los contenidos, no es tarea fácil. De hecho, como los virus, la mayoría de contenidos que los usuarios viralizan, suelen ser de particulares o surgir de manera espontánea. No obstante, no es imposible. Existen contenidos que se viralizan con mayor facilidad.

Por ejemplo:

  1. Infografías. Las infografías, son fáciles de compartir en redes sociales porque incorporan una información muy digerible por el espectador en una sola imagen. El punto negativo, es que hacerlas lleva consigo mucho trabajo y por lo tanto podemos perder la oportunidad de ser los primeros en informar sobre el tema que trate dicha infografía.
  2. Ebooks. Los e-books funcionan muy bien por segmentos, de hecho, ahora mismo se está utilizando la técnica de agrupar los contenidos de los blogs creando e-books corporativos.
  3. Whitepaper. El Whitepaper es similar al e-book,la diferencia es que sus temáticas suelen ser más especializadas, se trata de una visión más completa de la temática en cuestión. El inconveniente de este tipo de documentos es el tiempo que se tarda en redactarlo por la búsqueda de información y, además, que muchos de ellos llevan un registro de por medio, lo que dificulta la viralidad.
  4. Listas. Los posts que tratan sobre una temática en concreto, suelen comenzar con “5 tips para…” o “Todo lo que debes saber para…” y pueden ser de mucho interés para los lectores. El inconveniente de este tipo post, es que son muy comunes. Esto significa que tienes que dar con un nicho de posicionamiento en el que tu contenido sea un referente o tendrá el riesgo de acabar sepultado por los posts que traten sobre el mismo tema que el tuyo.
  5. Vídeos de humor. ¿A quién no le gusta echarse unas risas? La respuesta es simple, a todo el mundo. Por eso los vídeos de humor son uno de los contenidos más compartidos en la red. ¿Sabes cuál es el primer vídeo viral de la historia? Échale un ojo pinchando aquí.
  6. Rankings. Evidentemente en un mundo tan competitivo y feroz, todo el mundo quiere ser el primero. No solo es importante serlo, sino que, si no lo eres, te interesa saber quiénes ocupan las primeras posiciones. Por esta razón, son los bloggers especializados los que redactan este tipo de publicaciones haciendo la función de multiplicadores potenciales para llevar a cabo la buscada viralidad.
  7. Cómo hacer… Los posts que te indican a modo de “tutorial” la forma de solventar problemas que todos nos podemos encontrar en un momento determinado, en inglés los “How to”. Este tipo de publicaciones son capaces de conseguir ese impacto por la capacidad de ser efectivos. El problema viene cuando la situación a solucionar no está actualizada.

Evidentemente, no existe la fórmula perfecta para conseguir que un contenido se viralice. Pero según las tendencias actuales, estos son los tipos de publicaciones que funcionan de mejor manera a día de hoy. Exceptuando campañas creativas de gran calado de las que la propia audiencia se hace eco y comparte con sus allegados. ¿Para ti, cuál es el tipo de contenido que funciona mejor? ¿Cuál es el contenido que más te ha gustado y has compartido con tus allegados?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *